Clasificación energética de los electrodomésticos: aprende a elegir correctamente

La etiqueta de clasificación energética es un distintivo que llevan todos electrodomésticos y que nos indica cuál es su grado de eficiencia energética. Gracias a ella podemos saber, de manera rápida e intuitiva, que aparatos eléctricos consumen menos energía ofreciendo las mismas prestaciones. Conocer esta información sobre sus niveles de consumo y rendimiento puede influir en nuestro ahorro, por eso esta etiqueta es importante para elegir los mejores electrodomésticos para nuestro hogar.

Preguntas y respuestas sobre la clasificación energética de los electrodomésticos

¿Que electrodomésticos llevan la etiqueta de clasificación energética?

Todos los electrodomésticos (frigoríficos, congeladores, lavadoras, sistemas de aire acondicionado, sistemas de calefacción eléctricos, lavavajillas, fuentes de luz domésticas, sistemas de aire acondicionado, electrodomésticos de cocina, etc.) deben incorporar una etiqueta de clasificación energética con información sobre su eficiencia y consumo. Desde septiembre de 2014 también los pequeños electrodomésticos, como por ejemplo las aspiradoras, deben disponer de su etiqueta de clasificación energética.

¿Qué información aporta la etiqueta energética?

La etiqueta permite realizar una clasificación energética de los electrodomésticos utilizando un código de letras y colores. Los electrodomésticos se organizan en siete grupos, desde la A y el color verde para los equipos más eficientes (los que menos consumen) hasta la D y el color rojo para los menos eficientes (los que más consumen). La clasificación también incluye 3 clases adicionales de eficiencia: A+, A++ y A+++.

Además del código de color y letras, en la etiqueta energética pueden aparecer datos y pictogramas adicionales que indican las características del electrodoméstico que acabamos de comprar. Prácticamente en todas se especifica el consumo de electricidad anual del aparato (indicado en kWh/año). En algunos productos, también su consumo de agua o su nivel de ruido y de calor.

Por ejemplo un termo eléctrico debe incluir datos como la temperatura establecida por el fabricante para un modo de funcionamiento económico y confortable, la temperatura máxima que puede alcanzar el producto o la cantidad de agua caliente mezclada (indicador V40, correspondiente a 40˚С en un volumen de 40 litros). Los depósitos de agua con calentamiento indirecto, a su vez, deben añadir información relacionada con su rendimiento y consumo como puede ser la pérdida de calor estática por aislamiento durante 24 horas  o el volumen real del depósito.

¿Quién hace la clasificación energética de los electrodomésticos?

La clasificación energética de los electrodomésticos está regulada por la Unión Europea, institución que ha trasladado esta responsabilidad a cada uno de sus países miembros a través de tres directivas:

  • Directiva 2010/31 de eficiencia energética.
  • Directiva 2010/30/CE o Directiva sobre etiquetado energético (Energy Labelling).
  • Directiva 2009/125/CE o Directiva ErP o de Ecodiseño.

Debido a esta legislación, no existen organismos independientes que realicen la clasificación energética de los electrodomésticos:  son los propios fabricantes quienes las asignan contratando  los servicios de laboratorios y asesores especializados homologados.

¿Para qué sirve la clasificación energética de los electrodomésticos?

La eficiencia energética es la capacidad de un aparato eléctrico para realizar su función con un consumo de energía menor. Por tanto, las etiquetas de eficiencia energética únicamente pueden compararse dentro de un mismo grupo de electrodomésticos (por ejemplo, no es lo mismo una etiqueta A o B en un termo eléctrico que en un microondas).

La clasificación energética de los electrodomésticos sirve para que sepamos cuáles son más eficientes y más respetuosos con el medio ambiente. Esto es muy importante e incluso puede determinar nuestra compra: aunque los electrodomésticos de Clase A son más caros que los de la letra G, con el tiempo consumen menos ( tanto agua como energía), contaminan menos, son más eficaces y tienen una vida más larga. De hecho, como norma general, la diferencia de precio entre un aparato de la clase A y otro de la clase C se amortiza en 5 años gracias a su menor consumo.

¿Puede la etiqueta ayudarme a elegir los mejores electrodomésticos para mi hogar?

Conocer cuál es la clasificación energética de un electrodoméstico nos permite saber cuál es mejor inversión en términos de ahorro y sostenibilidad.  Además de esta clasificación, otros aspectos que nos ayudan a elegir los mejores electrodomésticos son:

  • Funcionalidad y prestaciones. Tener claro cuál será el uso que darás al electrodoméstico te permitirá establecer prioridades a la hora de seleccionar el mejor para ti. Un buen consejo es realizar una lista previa con todo lo que pedirás a tu electrodoméstico incluyendo prestaciones de última generación como conexión a Internet, programación, control telemático, etc.
  • Sostenibilidad. La clasificación energética de un electrodoméstico tiene mucho que ver con su sostenibilidad. Los electrodomésticos más sostenibles son los que aparecen clasificados como A+++, porque tienen un mejor rendimiento, son respetuosos con el medioambiente y consumen menos electricidad.
  • Garantía. Aunque parece algo evidente, cuando compramos un electrodoméstico debemos asegurarnos de que el fabricante nos ofrece garantía, como mínimo de dos años, tanto en España como en el resto de Europa.
  • Diseño. Muchos electrodomésticos están integrados como una parte del hogar así que tienen también una función decorativa. Elige aquellos que unan funcionalidad, prestaciones, eficiencia y garantías a un diseño acorte para ti.

¿Influye la capacidad de un termo en su clasificación energética? 

Es posible pensar que, cuanto mayor es la capacidad del termo, mayor es su consumo y, por tanto, menor su eficiencia energética. También podría darse el caso de que dos termos eléctricos con el mismo volumen declarado, pero de diferentes fabricantes, proporcionaran una cantidad muy distinta de agua caliente en el suministro.

Para garantizar la equidad de clasificación energética de estos electrodomésticos, el organismo regulador de las etiquetas energéticas europeo obliga a todos los fabricantes a publicar un parámetro medido en las mismas condiciones de laboratorio y mediante una misma metodología. Este parámetro es el V40, se mide en litros (L), indica la cantidad de agua caliente mezclada (ya hemos hablado de él en este artículo) y podemos encontrarlo en la ficha de producto, no en la etiqueta energética. Por ley el V40 debe aparecer únicamente en todos los termos eléctricos considerados de máxima capacidad, es decir, de más de 36 litros.

Por otra parte, y aunque el volumen neto del depósito es importante para saber la cantidad de agua caliente sanitaria que producirá un termo,eéste no es el único factor que nos ayudará a elegir los modelos mejor clasificados energéticamente. De hecho, la cantidad de agua caliente depende de la rapidez con la que se mezcla el agua fría de entrada con el agua caliente disponible en el termo durante el uso. Por eso, aquellas tecnologías encaminadas a optimizar este proceso de mezcla, conocido como estratificiación del agua, como es el caso del Efecto PISTÓN de TESY, son clave para garantizar el mejor servicio y la mayor cantidad de agua caliente sanitaria.

No obstante, no es el único factor a tener en cuenta, ya que otros factores como el aislamiento o las posibilidades de programación, son también esenciales para ofrecer una mejor y mayor eficiencia energética.

Por último, es importante ser conscientes de que no todos los termos eléctricos pueden alcanzar la la clase energética A, de hecho esta solo es alcanzable en termos eléctricos de menos de 30 litros, como es el caso de nuestros termos BiLight Compact. A partir de dicha capacidad, la máxima y mejor clase energética que podemos encontrar es la clase B, como en el caso de nuestros termos BelliSlimo, Modeco Cloud o Modeco Ceramic.  

¿Por qué TESY es una elección acertada?

Desde el año 2015 todos los termos y electrodomésticos de TESY están equipados con etiquetas de eficiencia energética conforme a la normativa ErPde la Unión Europea.

Puesto que en TESY somos conscientes de la confianza que los usuarios depositan en nosotros y en nuestros productos, independientemente de si éstos son termos, tanques de ACS o sistemas de calefacción eléctrica, en todos ellos ofrecemos las condiciones de garantía y la cobertura más beneficiosa posible ajustada a la legislación vigente. Todos nuestros productos tienen dos años de garantía total, mientras que en los termos eléctricos los tanques pueden disponen de  5 años de cobertura (en las gamas BelliSlimo,Anticalc, BiLight, BiLight Compact y MaxEau) y/o 7 años (Modeco Ceramic y Modeco Cloud).

¿Buscas un termo eléctrico o calefacción eléctrica eficiente energéticamente? Entra en nuestra web y encuentra los mejores para ti.