Cómo ahorrar con un termo eléctrico: guía de capacidades por consumo

Si estás en este post es posible que tengas un termo eléctrico o que estés pensando en comprar uno y, por supuesto, que estés interesado en saber cómo ahorrar con un termo eléctrico.

Para ello, en TESY hemos reunido 6 consejos que te ayudarán a ahorrar en tu factura de la luz, pero siempre teniendo en cuenta que estamos ante un electrodoméstico más que hace que tu factura suba, puesto que es la única opción que tienes para calentar el agua.

Vamos a verlo.

Consejos sobre cómo ahorrar con un termo eléctrico

El consumo energético de un termo eléctrico va a depender de diversos factores.

Por ejemplo, no es lo mismo disponer de un termo convencional que de un termo eléctrico de bajo consumo, además depende de las horas que se utilice, del precio de la electricidad, etc.

Pero, ¿qué consejos básicos seguir para saber cómo ahorrar con un termo eléctrico?

Programación

Si vas a invertir en un calentador eléctrico nuevo, lo ideal es que compres un termo que se pueda programar. Hoy en día los nuevos termos eléctricos vienen acompañados de un programador digital que te permite ajustar la temperatura, la potencia y los diferentes horarios de uso, como la gama Modeco Cloud, que se puede controlar a través de Internet con la app TESYCLOUD.

De este modo se podrán programar las franjas horarias en las que vayamos a utilizar agua caliente y, de esta forma, tenerla lista para cuando la necesitemos. El tiempo restante, el termo estará apagado mientras mantiene el agua del interior caliente, lo que supone un ahorro importante de energía.

Yendo un paso más allá, la tecnología ECO Smart de los termos Modeco Cloud utiliza la inteligencia artificial para monitorizar, aprender y memorizar los hábitos de consumo, de tal manera que elabora patrones de consumo para adaptar su funcionamiento a las necesidades de los usuarios. Gracias a la autoprogramación puede garantizar el suministro de agua caliente en el mismo momento que es necesaria.

Tarifa eléctrica

Por otro lado, para ahorrar con un termo eléctrico puedes contratar una tarifa de discriminación horaria. Esto quiere decir que el gasto en consumo eléctrico es más bajo por la noche, de este modo, se aprovecha para calentar el agua por la noche y de madrugada y el gasto así será mucho menor.

Evita los baños prolongados

En cuanto a las duchas, intenta evitar los baños y darte sólo duchas, ya que así el consumo de agua será menor. Cuando estés enjabonándote no dejes el grifo abierto y utiliza el agua sólo para remojarte al principio y aclararte al final.

Y por supuesto, si es posible, que los horarios de las duchas sean siempre los mismos, así se podrán programar los momentos en los que quieres que el agua esté caliente.

Ahorrar agua con filtros en los grifos

Utilizar perlizadores para grifos, es decir, pequeños complementos que se sitúan en el orificio de salida de agua.

Estos perlizadores pueden ayudarte a ahorrar entre un 30 y 50% de agua según el modelo y, por tanto, del consumo de electricidad para calentarla.

Además, aportan una segunda ventaja muy importante, y es que aprovecharás todavía más la capacidad del termo eléctrico, ya que con cada uso ahorrarás un alto porcentaje de agua.

Ubicación óptima del termo

La ubicación del termo es también bastante importante.

Por un lado, lo recomendado es que esté en el interior de la casa y no en el exterior, puesto que dentro no tendrá que hacer frente a los cambios de temperatura, con esto se puede llegar a ahorrar hasta un 30%.

Por otro lado,  se recomienda que se instale lo más cerca posible del baño, o del punto de suministro principal, para que la distancia sea menor y así evitar pérdidas de calor en el transporte del agua desde el termo al punto de suministro. Cuanta más distancia, mayor será la pérdida de calor.

Aislamiento adecuado

En el caso de que se vaya a comprar un termo nuevo, es muy importante que tenga en cuenta las características de la zona en la que vives, o en la que vas a instalar el aparato, así como que tenga un material aislante adecuado.

En este sentido, según el modelo nuestros termos cuentan con tecnología de aislamiento INSUTECH e INSUTEHC Plus de reconocido prestigio por su alta eficiencia en la conservación del calor, ya que reduce un 16% las pérdidas energéticas.

Así, conseguiremos que la temperatura del agua del termo dependa únicamente de lo fijado en el termostato.

Cómo elegir la capacidad de mi termo para ahorrar

Como ya sabemos, el termo eléctrico se encarga de calentar el agua que contiene en su interior utilizando una resistencia, pero dicha agua no se calienta de forma inmediata, sino que necesita un tiempo desde que empieza a calentarse dentro del aparato y hasta que sale caliente por el grifo.

Para agilizar el proceso, los termos TESY cuentan con una boquilla de entrada de agua de Efecto Pistón, una tecnología patentada que aumenta hasta un 15% el agua caliente que suministran. Este sistema ralentiza la mezcla del agua fría con la caliente del interior del equipo igualando la presión en la zona de mezcla, de tal forma que el agua caliente queda separada de la fría mientras se calienta gradualmente.

Con todo ello, para ahorrar con un termo eléctrico nos debemos centrar en la necesidad de elegir el termo eléctrico correcto para nuestro hogar y, para ello, uno de los aspectos fundamentales es elegir correctamente la capacidad o litraje que necesitamos.

Así pues, debemos tener claros 3 aspectos esenciales: el número de personas que habitan la casa, si estos se dan duchas o baños y los hábitos horarios de cada uno.

  • En primer lugar, hay que saber que de media una persona consume al día 30 litros de agua caliente. Por lo tanto, si en casa vivimos solos o somos dos personas, bastará con un termo que tenga una capacidad de 50 litros. Si por el contrario en la casa conviven 3 personas, necesitaremos un termo eléctrico de 90 o 100 litros, incrementando aproximadamente en 30 litros la capacidad del termo por cada persona que viva en la casa.
  • En segundo lugar, es obvio que un baño consume mucha más agua que una ducha, por lo tanto, si nos damos baños de forma regular habrá que elegir un termo con mucha más capacidad, por ejemplo, de 80 a 100 litros para dos personas.
  • Por último, debemos conocer los hábitos de cada persona que de la casa con respecto a las duchas. Ya que no es lo mismo que se duchen todos de manera seguida o de forma simultánea o que cada uno tenga un horario diferente y por tanto haya más tiempo entre duchas. En el primer caso, el termo no tendrá tiempo de recargarse, por tanto, habría que elegir un termo con más capacidad.

En conclusión, además de un uso racional del agua, la clave para ahorrar con un termo eléctrico es confiar en equipos innovadores como los que diseñamos en TESY, capaces de ahorrar hasta un 30% adicional en la factura de la luz, permiten disponer de mayor cantidad de agua caliente, eliminan el puente térmico y la consecuente pérdida de calor.

Consulta siempre con un experto (comercial en el punto de venta, instalador acreditado o servicio técnico oficial) que te indique cuál es el mejor termo según tu vivienda y situación en particular.