Consumo eléctrico en el hogar: ¿qué gasta más electricidad?

El consumo eléctrico en el hogar es un tema de creciente preocupación debido al encarecimiento que se ha experimentado en los últimos meses respecto al pasado año en el precio de la energía. Pese al abaratamiento del precio del gasóleo para la calefacción, lo cierto es que determinar el gasto de nuestros electrodomésticos es una condición fundamental para llegar a fin de mes sin demasiados sobresaltos.

El consumo eléctrico del primer trimestre de 2018 se ha elevado más de un 30% respecto a sus meses precedentes según el comparador Watiofy. A pesar de que las subidas del coste de la electricidad llegaron a ser del 28,9% en enero de 2017 respecto a 2016, este año la panorámica actual no se queda atrás.

Según los datos del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE), un hogar medio consume en España cerca de 4.000 kWh al año, aunque estos datos varían, ya que es un cálculo que depende de muchos factores. Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), un hogar español consume 9.922 kWh al año y se gasta de media unos 900€ en energía, dentro de la cual se engloban, en gran parte,los combustibles fósiles, es decir, petróleo, carbón y gas natural.

Por tanto, reducir el consumo eléctrico implica también reducir las emisiones de gases de efecto invernadero responsables del cambio climático.

Como primera medida que debemos considerar para hacer frente a semejante gasto es elegir las mejores alternativas para el ahorro del consumo energético y, por tanto, las más eficientes. Pero, antes de nada, repasemos lo que ya tenemos en casa.

Los electrodomésticos que más repercuten en el consumo eléctrico del hogar

Según el estudio del IDAE, el 62% del consumo eléctrico se produce por electrodomésticos como los frigoríficos, las lavadoras, las televisiones, sistemas en Standby, hornos, ordenadores, lavavajillas, congeladores y secadoras, y en menor medida por la iluminación y los servicios de calefacción y producción de agua caliente.

¿Sabes cuáles son los electrodomésticos que más gastan?

El estudio mencionado distribuye el consumo eléctrico enumerando los electrodomésticos que más consumen y la Organización de Consumidores y Usuarios lo confirma asignándole una cifra de kWh al año a cada uno.

  1. Los frigoríficos, que representan de media casi el 18% del consumo energético en un hogar. Se cifra en 662 kWh/año.
  2. Los congeladores, unos 563 kWh/año.
  3. Los televisores, puede suponer el 10% del consumo eléctrico y unos 263 kWh/año.
  4. Las lavadoras, suponen aproximadamente el 8% del consumo eléctrico, puesto que se suele utilizar desde 3 veces por semana al uso diario. Aunque este es uno de los electrodomésticos que más puede variar según el número de usuarios en el hogar y el tipo de uso que se haga del mismo, la cifra se sitúa en 255 kWh/año.
  5. Hornos, representan el 5%, aunque la OCU sitúa su consumo por debajo del generado por el lavavajillas.
  6. Secadoras (el 2%), 255 kWh/ año.
  7. Lavavajillas (el 3%), 246 kWh, aunque, al igual que las secadoras, son unos electrodomésticos que no en todos los hogares españoles se utilizan.

Por otro lado, en invierno tenemos la falsa convicción de que lo que más consume en nuestros hogares es la calefacción. Sin embargo, de lo que no somos tan conscientes es deque, por cada grado de temperatura que aumentamos, el consumo eléctrico sube un 7%.

En invierno, lo ideal es mantener la temperatura entre los 19 y los 21º. De hecho, según Red Eléctrica de España, si todas las empresas y hogares españoles regulasen la calefacción fijándola en 21º de máxima y emplease iluminación de bajo consumo, se ahorrarían 40,5 millones de kWh, lo que es el equivalente al consumo diario de más de cuatro millones de hogares.

Además, existen termorreguladores que determinan el arranque o parada del sistema de calefacción para adaptar la temperatura que se requiere en cada momento y, así, alcanzar la temperatura óptima que brinde el máximo confort en el hogar sin realizar un sobregasto energético innecesario.

El avance tecnológico de los emisores térmicos, tanto en sistemas de calefacción eléctrica como por bombas de calor o calderas, hace que estos aparatos alcancen la mayor eficiencia energética. Esta regulación térmica, que también puede realizarse manualmente, es una de las medidas más eficaces para reducir el consumo eléctrico en el hogar, pero hay otras recomendaciones muy eficaces al respecto que debemos tener en cuenta.

Consejos para reducir el consumo eléctrico del hogar

Algunos de los trucos más básicos para ahorrar en el consumo eléctrico y que no siempre tenemos en cuenta, son los siguientes:

  • Controlar la franja horaria en la que el consumo eléctrico es más barato será uno de los factores más determinantes para reducir nuestra factura de la luz. Por tanto, para los usuarios que contraten una tarifa de la luz con discriminación horaria, el mejor momento para consumir energía es durante la noche, desde las 22 horas hasta las 12 horas.
  • Si continuamos con la condición de discriminación horaria en la contratación de luz, una recomendación es programar la lavadora o el lavavajillas en los momentos de menor coste para poder ahorrar en el consumo eléctrico.
  • Contar con medidores de consumo eléctrico digitales para conocer el consumo eléctrico que generamos en cada momento es una gran herramienta para ahorrar. Hoy en día existen numerosas soluciones para disponer de un hogar inteligente que te permita controlar numerosos aspectos a través de tu móvil gracias a la conectividad. No solo para saber lo que gastamos, sino también para programar en el caso de que no vayamos a estar en casa o para recibir alertas cuando sobrepasamos los límites establecidos.
  • Comprar electrodomésticos con la mejor clase energética posible en su categoría de producto, la clase A+ o A++, puede ahorrarnos más de un 30% de lo que solemos consumir en electrodomésticos, como en el frigorífico, o la clase A, B o C en el termo eléctrico (según capacidad). Esta medida implica una inversión en productos eficientes a corto plazo que recuperaremos a medio-largo plazo y, que, además, está íntimamente ligada con la durabilidad del electrodoméstico.
  • Otro de los trucos: deshacerse de la capa de hielo que se puede llegar a formar en el congelador para evitar el sobregasto eléctrico derivado.
  • Utilizar una regleta con interruptor para apagar totalmente todos los electrodomésticos que no se estén utilizando, ya que ese “stand by” supone el 2,3% del consumo total del hogar.
  • Usar bombillas LED para reducir el gasto en iluminación, ya que estas bombillas, al parecer, solo se encuentran en uno de cada 100 hogares, según afirma la OCU.
  • Emplear programas de baja temperatura para la lavadora siempre y cuando sea posible.

Todas estas medidas contribuirán a que nuestro hogar tenga un bajo impacto medioambiental y que, además, nuestras facturas se vean favorecidas gracias a la optimización del consumo eléctrico.