El precio de la electricidad no es relevante  si apuestas por la aerotermia

El precio de la luz en España encadena máximos históricos desde el pasado mes de junio, algo que preocupa cada vez más a los ciudadanos. Por lo que el ahorro que pueden ofrecer los sistemas de aerotermia se hace cada vez más atractivo. Pero, ¿a qué se debe este aumento del precio de la electricidad

Por una parte, a una fuerte revalorización del gas natural en los mercados internacionales: en mayo, el principal mercado de gas natural europeo registró una cotización media de 25 €/MWh, lo que supone un incremento del 400% respecto al año anterior. 

Igualmente, el incremento del precio de la luz también se relaciona con la subida de los costes de emisión del CO2: si hasta el mes de mayo el precio de la tonelada de CO2 oscilaba entre los 25-30 €, actualmente está alrededor de los 50-55 €. Esto afecta a los precios diarios de la electricidad en Europa y, de manera genérica, supone una subida que ronda los 10 €/MWh, lo que a corto plazo implica un fuerte incremento en las facturas de electricidad. 

 

¿Cómo podemos reducir nuestro consumo eléctrico? 

Ahorrar energía es más importante que nunca. Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), las claves para que la factura eléctrica salga más barata son adecuar la potencia contratada a las necesidades reales de cada vivienda y evitar consumir electricidad en «hora punta», es decir, en la franja horaria donde el precio del kW es más caro. 

Sustituir nuestros electrodomésticos antiguos y por otros con mejor clasificación energética, mejores opciones de programación o apostar por un sistema de calefacción y producción de A.C.S. eficiente como la aerotermia también son acciones fundamentales para ahorrar dinero y evitar que nuestras facturas de electricidad se disparen.   

 

¿Por qué la aerotermia es sinónimo de ahorro aunque el precio de la luz suba? 

La aerotermia es uno de los sistemas de climatización más eficientes del mercado. La clave es su funcionamiento, basado en un principio muy sencillo: extraer calor del aire y transmitirlo al agua mediante una bomba de calor. 

En el caso de la aerotermia con bomba de calor aire-agua, la energía que está en el aire exterior (gratuita y en forma de calor) se extrae y se cede al agua que sirve para alimentar la red de agua caliente sanitaria de la vivienda. 

Puesto que la bomba de calor usa un gas refrigerante que está en un circuito cerrado (no debemos reponerlo constantemente), la única energía que la aerotermia puede necesitar para funcionar es la electricidad, y de forma muy escasa.

Sin embargo, la electricidad que requiere una bomba de calor de aerotermia es mínima, ya que este sistema tiene un COP medio de 4. Esto quiere decir que por cada kW que consume, produce alrededor de 4 kW de energía, lo que se traduce en un consumo energético muy inferior al de los sistemas de calefacción convencionales. 

Aun así, es muy importante remarcar que la relación entre aerotermia y ahorro está sujeta a diferentes factores, entre ellos tipo de bomba de calor, las características de la vivienda o la zona geográfica. 

Por ejemplo, las bombas de calor para ACS AquaThermica de TESY tienen clase energética A+ según la actual ErP y un COP estacional por encima de 2,9 en todas las zonas climáticas. 

Si comparamos el gasto energético de la aerotermia con una caldera de gasóleo o de gas convencional, este ahorro puede superar el 80%. 

Por otra parte, los sistemas de aerotermia con bomba de calor aire-agua pueden satisfacer la demanda de agua caliente en el hogar al 100%, independientemente de la estación del año y de las condiciones climáticas. En este sentido, las bombas de calor AquaThermica presentan un COP general de 4, es decir, que por cada kW consumido, la bomba de calor puede generar hasta 4 kW en agua caliente. Esto se traduce en un ahorro mínimo del 80% frente a otros sistemas para la producción de ACS.

Otro de los factores que garantiza la relación entre aerotermia y ahorro es la posibilidad de combinar la bomba de calor aire-agua con una instalación de energía fotovoltaica de autoconsumo con placas solares. De esta forma, se pueden aprovechar las ventajas que ambos sistemas ofrecen, maximizar su rendimiento, y ahorrar dinero en nuestras facturas de la luz. 

La combinación de aerotermia y energía fotovoltaica cierra el círculo de eficiencia energética y sostenibilidad. Y es que, además de ayudar a tu bolsillo, los sistemas de aerotermia son respetuosos con el medioambiente, reduciendo considerablemente las emisiones de CO2. 

 

 aerotermia y energía fotovoltaicaSi este contenido te parece interesante y no quieres perderte nuestras novedades, las últimas noticias del sector o nuestros consejos sobre eficiencia,  suscríbete a nuestro blog.