Consumo del termo eléctrico: consejos para mantenerlo a raya

Los termos eléctricos son una solución eficiente y práctica para garantizar el suministro de agua caliente en el hogar.

Sin embargo, y puesto que funcionan con electricidad, a veces nos encontramos con que su uso puede disparar nuestra factura de la luz si no realizamos un uso consciente y responsable.

Lo primero que debes tener en cuenta es que calentar el agua de la vivienda siempre requiere una gran cantidad de energía, sea del tipo que sea.

Lo segundo, que los termos eléctricos tienen muchas más ventajas que inconvenientes, por lo que es interesante sopesar si ese gasto de luz extra merece la pena (sobre todo si simplificamos nuestras facturas mensuales).

Por último, también conviene que sepas que existen algunas pautas para reducir el consumo de tu termo eléctrico considerablemente. Pequeños gestos como utilizar programadores, adaptar tus hábitos de consumo o ajustar la potencia y temperatura del aparato pueden ayudarte a ahorrar energía y dinero.

A continuación te explicamos cómo mantener a raya el consumo del termo eléctrico.

Ventajas de instalar un termo eléctrico

Antes de adentrarnos en el consumo del termo eléctrico y en los trucos para reducirlo al máximo, queremos hablar de las ventajas de instalar este tipo de aparatos en tu casa.

En TESY somos uno de los líderes europeos en la fabricación de termos eléctricos, por lo que conocemos perfectamente sus ventajas frente a otros sistemas.

Las más importantes son:

Temperatura constante

Gracias a su termostato, los termos eléctricos calientan todo el agua del depósito y la mantienen a alta temperatura. Por eso, cuando enciendes el grifo, el agua sale caliente y no hay que esperar a que se caldee.

Además, durante su uso, la temperatura del agua es constante.

Funcionamiento independientemente del caudal

Debido a lo anterior, los termos eléctricos también trabajan independientemente del caudal del grifo. Dicho de otra forma: da igual que salga más o menos agua, estará siempre a la misma temperatura.

Un sistema seguro

Los termos eléctricos funcionan con electricidad y evitan problemas asociados a una mala combustión de gas o de butano. Por supuesto, un termo puede estropearse o tener fugas, pero las consecuencias siempre serán potencialmente menores que las de un escape de gas.

Una única factura

Al no consumir otro combustible (como por ejemplo gas o gasoil), todo el consumo energético del hogar queda reflejado en una única factura. Esto es beneficioso para algunas familias, sobre todo a nivel de planificación y cálculo de los gastos variables del hogar.

¿Cuál es el consumo del termo eléctrico?

El consumo de tu termo eléctrico es relativo, ya que depende de muchos factores.

No obstante, puedes calcularlo de dos formas:

  • Multiplicando el número de kW aproximado que emplea al día (información disponible en el manual electrodoméstico) por el precio del kW/hora.
  • Comprobando la cantidad de vatios por hora que requiere la resistencia del termo eléctrico para calentar el agua y multiplicarla, primero, por las horas que el termo trabaja al día y, segundo, por treinta (para tener un consumo medio mensual).

En todo caso, y más allá de estos cálculos, debes saber que, al igual que otros muchos aparatos que funcionan con electricidad, los termos eléctricos consumen siempre que están encendidos.

El motivo es que en su interior hay una resistencia que debe calentarse para transmitir el calor al agua. Una vez realizado este proceso, el consumo del termo se reduce al mínimo.

Pero como poco a poco el agua va perdiendo temperatura, cuando ésta baja a un número determinado de grados, la resistencia vuelve a activarse para calentar el agua, por lo que el ciclo de consumo del termo eléctrico vuelve a activarse.

Nuestro consejo, en el caso de termos sin opciones de programación, es apagar el termo una vez se haya acabado el consumo de agua caliente, y no volverlo a encender hasta que preveamos un nuevo uso.

Así, evitamos el consumo derivado del stand-by y de los reinicios del termo para mantener el agua a la temperatura indicada.

Teniendo esto en cuenta, en el consumo del termo eléctrico intervienen tres elementos clave del propio termo que siempre debes valorar:

  • La resistencia.
  • El aislamiento del aparato (permite mantener el calor durante más o menos tiempo)
  • El termostato, que indica al aparato en qué momento debe reiniciar el ciclo cuando está encendido.

Algunos consejos prácticos para reducir el consumo de tu termo

Aprovecha el aislante del tanque

El aislante del termo eléctrico es clave para optimizar el consumo del aparato, ya que permite conservar la temperatura sin necesidad de generar calor.

Los termos eléctricos de TESY incorporan una tecnología específica para garantizar un aislamiento de alta eficiencia, conocida como INSUTECH o INSUTECH Plus, en función del grosor del poliuretano que lo constituye.

Este aislamiento permite mantener el agua caliente durante más tiempo dentro del termo y reduce las pérdidas de calor más de un 16% con respecto a otros termos, lo que supone un importante ahorro en el consumo.

En este caso, tan importante es la tecnología como el material aislante y la forma en que es aplicado, garantizando una distribución uniforme y homogénea en toda la superficie.

Además, y gracias a la densidad de aislante del tanque, en los termos eléctricos TESY la placa para el montaje del termo va anclada a la carcasa exterior del termo en lugar de al tanque interior, garantizando la rotura del  “puente térmico.

Ajusta la temperatura del termostato

Aunque depende de los gustos de cada usuario, una temperatura de 45ºC (en lugar de los 60ºC habituales) es suficiente para garantizar agua caliente y reducir el consumo de electricidad.

Ajustarla también contribuye a mantener el consumo de tu termo eléctrico a raya.

Evita el uso continuo

Cuando el termo está encendido de manera continua, el ciclo de calentamiento de agua también lo es, y esto propicia un mayor consumo de electricidad.

La opción más cómoda es comprar un termo eléctrico programable para que se encienda y apague en la franja horaria que más te interese. En los termos antiguos, nuestra recomendación es instalar un programador digital con el que puedas realizar esta misma función.

Modifica tus hábitos de consumo

Este cambio es mínimo y puede ayudarte a reducir el consumo del termo eléctrico de manera eficiente. Básicamente, se trata de ajustar tus horarios de duchas y mayor consumo (y los de tu familia) a las horas en las que la luz es más barata.

Reduce la potencia del chorro de agua

Este consejo te permitirá utilizar menos agua, sobre todo en la ducha. El agua del tanque durará más tiempo. Únicamente debes instalar difusores o limitadores en tus grifos.

Elige el mejor termo eléctrico

Los termos eléctricos, con la capacidad adecuada según el uso de agua caliente que realmente necesitamos, te ayudarán ahorrar. También debes tener en cuenta el tipo de agua de tu localidad (más dura o más blanda).

Puedes ver más consejos para elegir tu termo eléctrico en este enlace.

Realiza una correcta programación del funcionamiento

Establecer horarios según tus hábitos de consumo, seleccionar el modo ECO SMART (la gama MODECO lo incluye) y elegir de una temperatura adecuada son aspectos importantes a la hora de programar tu termo eléctrico de forma eficiente.

¿Quieres cambiar tu termo eléctrico? ¡Apuesta por un modelo eficiente!

La última generación de termos eléctricos de TESY responde a las más altas exigencias de eficiencia energética de los mercados europeos, y se adaptan a todo tipo de viviendas y prioridades de consumo, tal y como explicamos a continuación.

Dentro de los modelos de TESY destaca, en primer lugar, la gama MODECO Cloud, que actualmente es nuestro termo eléctrico con más opciones de programación, control por Internet, funcionamiento ECO SMART y  mejor clase energética.

Nuestra gama ANTICALC ha sido diseñada para una mayor vida útil del producto en zonas con agua dura o altamente mineralizada.

Para conseguirlo, incorporan doble resistencia envainada con mayor superficie y funcionamiento a baja temperatura en la superficie. De esta forma, se limita considerablemente la deposición de cal, evitando picos de consumo por sobrecalentamiento de la resistencia y favoreciendo el consecuente aumento de la vida útil de la resistencia en particular y del termo eléctrico en general.

Por otra parte, para quienes no tengan problema con el tipo de agua y quieran un termo sencillo pero que le garantice el mejor servicio y durabilidad, nuestra recomendación son los termos BiLight.

Estos termos incorporan resistencia de cobre en contacto directo con el agua. En este caso, el proceso de calentamiento es mucho más rápido y, por tanto, el consumo eléctrico es menor respecto a otros termos.

Por último, nos gustaría destacar que todos nuestros incorporan las últimas innovaciones y soluciones tecnológicas patentadas por TESY, garantizando la calidad y la máxima durabilidad del aparato. Entre ellos, y además del ya comentado INSUTECHlus, destacan dos: el Efecto PISTÓN y Turbulator.

En TESY hemos patentado una boquilla para la entrada de agua, que crea el llamado “Efecto PISTÓN”. El diseño de esta boquilla ralentiza la mezcla de agua fría con la que está dentro del tanque, optimizando con ello la estratificación del agua y dando como resultado hasta un 15% más de agua caliente suministrada.

Por otra parte, Turbulator  es como se define al diseño específico del interior del serpentín de alta eficiencia de TESY.

Se trata de una serie de aletas de diseño específico, distribuidas a lo largo del serpentín del termo eléctrico. Su función es romper el flujo laminar del agua, aumentando de forma considerable el intercambio de calor al acelerar el paso del agua caliente por el circuito.

Con el Turbolator incorporado, los termos eléctricos TESY pueden llegar a aumentar hasta un 26% su eficiencia.

Conoce todas las posibilidades de ahorro de los termos eléctricos con tecnología patentada por TESY consultando nuestro catálogo completo en nuestra página web.