¿Cuántos tipos de radiadores hay?

¿Estás a punto de realizar la reforma de tu casa y quieres cambiar tu sistema de calefacción?

¿Quieres sustituir tus radiadores viejos pero no tienes claro cuál escoger?

Hoy desde TESY hablamos de radiadores, concretamente, de cuántos tipos de radiadores hay.

Los hemos dividido en dos grandes grupos en función de la fuente de calor que utilizan (radiadores de agua o radiadores eléctricos).

Diferencia entre radiadores de agua y radiadores eléctricos

Conocer cuáles y cuántos tipos de radiadores hay es de gran utilidad a la hora de elegir los mejores modelos según tus prioridades (estética, capacidad para calentar grandes superficies, mayor eficiencia energética, etc.).

Esta decisión repercutirá también en tu bolsillo, por eso merece la pena dedicarle tiempo a conocer más sobre los diferentes modelos y sobre sus pros y sus contras.

A grandes rasgos, podemos establecer dos tipos de radiadores: los de agua y los eléctricos.

Los radiadores de agua utilizan el calor del agua caliente que llevan en su interior y lo distribuyen por la vivienda. Funcionan conectados a una caldera de gas natural, biomasa o aerotermia, y permiten aprovechar al máximo el rendimiento de calefacciones de última generación, como las bombas de calor o los sistemas de energía solar y geotérmica.

En líneas generales, son bastante eficientes, ya que pueden conectarse a válvulas termostáticas que programan su uso garantizando una emisión de CO2 baja y un menor gasto energético.

Los radiadores eléctricos, por su parte, funcionan con electricidad. Se conectan directamente al enchufe de la luz, y funcionan gracias a un fluido caloportador (generalmente, aceite) o una resistencia eléctrica que hay en su interior.

Ventajas y diferencias de los tipos de radiador

La principal diferencia entre unos y otros es su comodidad:

Los radiadores de agua requieren hacer una obra, además de asegurar la correcta instalación de la caldera, las tuberías, los radiadores y las válvulas de regulación.

Por el contrario, los radiadores eléctricos son fáciles de instalar y apenas necesitan mantenimiento. Esto quiere decir que la inversión inicial es más baja.

Si ambos tienen pros y contras, ¿cuál me conviene más?

Depende de múltiples factores, entre ellos, las dimensiones de tu vivienda o el clima de tu ciudad.

Por ejemplo, en lugares templados con inviernos suaves o no muy fríos, los convectores y radiadores eléctricos pueden resultar muy eficientes.

¿Cuántos tipos de radiadores de agua hay?

Según el material con el que están fabricados, diferenciamos tres tipos de radiadores de agua:

Radiadores de acero

También llamados “de chapa”. Se fabrican con paneles de chapa en posición vertical u horizontal, y a veces tienen unas aletas traseras que permiten crear estructuras dobles. Su principal ventaja es que se calientan muy rápido.

Radiadores de aluminio

Similares a los de acero, aunque más ligeros y más económicos.  Además de su rápida respuesta, otra de las ventajas de estos radiadores es que resisten muy bien la corrosión.

Radiadores de hierro fundido

Son los radiadores de agua tradicionales. Aunque su velocidad de respuesta no es tan alta como los anteriores, mantienen durante más tiempo el calor y son muy resistentes.  Sin embargo, su uso es cada vez menor debido a su elevado coste.

Clasificación de radiadores según su temperatura de trabajo

Otro aspecto para clasificar los radiadores de agua es su temperatura.

Antes, lo habitual es que todos los sistemas de calefacción trabajaran con una temperatura alta (con la caldera a 70-75 grados).

En los últimos tiempos, sin embargo, se apuesta por bajar esta a 60 grados. Con un buen dimensionamiento de la instalación, trabajar a temperatura baja es beneficioso para el sistema de calefacción y supone un importante ahorro de energía para el usuario.

En los sistemas de alta temperatura, se pueden utilizar todos los radiadores de agua descritos anteriormente, ya que soportan perfectamente el calor. Además, existen radiadores específicamente diseñados para trabajar a baja temperatura que contienen poca cantidad de agua (están fabricados con tubos de cobre finos) y maximizan la superficie de intercambio.

Radiadores eléctricos de TESY: diversidad, eficiencia y comodidad

A la hora de definir cuántos tipos de radiadores eléctricos hay, establecemos cuatro categorías:

Convectores eléctricos

Los convectores calientan directamente el aire que traspasa unas resistencias que tienen en su interior y que se calientan gracias a la corriente eléctrica.

El aire caliente, al ser más ligero, asciende por convección (de ahí su nombre) y calienta la estancia. Cuando se apagan, dejan de emitir calor.

Los convectores eléctricos pueden ser fijos (murales) o móviles, y su principal ventaja es su comodidad: son ligeros, no requieren instalación, calientan rápidamente la habitación y solo necesitan conectarse a la red eléctrica para funcionar.

Radiadores de aceite

Estos radiadores contienen un fluido caloportador en su interior. Al conectar el aparato a la luz, el aceite se calienta y transmite el calor, de forma uniforme, a toda la masa del radiador.

Una vez apagamos el aparato, el calor se mantiene durante más tiempo.

Radiadores por infrarrojos

Este tipo de radiadores, también llamados calefactores, tienen en su interior una resistencia que se calienta y que es la que emite el calor.

Como no calientan el aire directamente sino que emiten ondas de radiación, no resecan el ambiente. Normalmente, cuando son fijos, se comercializan en forma de “paneles” y pueden instalarse en paredes o techo. También pueden ser móviles.

Radiadores “toalleros”

Por último, y para acabar con este resumen sobre cuántos tipos de radiadores hay, queremos hablar de tipo de radiadores eléctricos concebidos para ser instalados en el cuarto de baño.

Se trata de los llamados toalleros, armados por barras horizontales que desprenden calor y en las que se pueden colgar y secar las toallas.

En TESY disponemos de una amplia oferta de radiadores eléctricos adaptables a todas las viviendas.

En nuestra web encontrarás convectores eléctricos de pie y murales con control vía Internet y termorregulador electrónico, radiadores murales y de pie, radiadores de aceite, calefactores de pie y de pared, toalleros y calentadores por infrarrojos para exteriores.

Elige la mejor opción para ti. Elige TESY.