Estrategia de Almacenamiento Energético: Te explicamos en qué consiste este proyecto

El almacenamiento energético es uno de los pilares fundamentales para la transición energética hacia una economía descarbonizada, y es un mecanismo básico para flexibilizar la producción de energía procedente de fuentes renovables y garantizar su integración en el sistema eléctrico.

Sin embargo, almacenar energía eléctrica de manera eficiente no siempre es fácil. De hecho, ya disponemos de muchos sistemas para generar, transformar y transportar electricidad, pero todavía no hemos conseguido almacenarla o acumularla aprovechando todo su potencial.

Esto nos obliga a seguir generando gran parte de la energía que consumimos según la demanda o transformarla para que los actuales sistemas de almacenamiento (mecánico, térmico, electro-químico, electromagnético, etc.) completen su generación y transporte.

 

¿Qué es la Estrategia de Almacenamiento Energético aprobada recientemente?

La Estrategia de Almacenamiento Energético es un plan de acción que forma parte del conjunto de actuaciones destinadas a alcanzar los objetivos establecidos en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2020 y a la Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo.

El principal objetivo de esta estrategia del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) es establecer métodos, sistemas o tecnologías para ampliar la capacidad de almacenaje de energía en todo el país y ayudar a conseguir la neutralidad climática antes de 2050.

 

Principales tecnologías para el almacenamiento energético

El almacenamiento de energía incluye un amplio conjunto de tecnologías con diferentes grados de consolidación y competitividad. Las más importantes son:

Dependiendo de su capacidad, las tecnologías de transformación y almacenamiento de energía utilizadas actualmente pueden ser:

  • A gran escala. Para trabajar con escalas de GW (sistemas de bombeo hidroeléctrico y almacenamiento térmico).
  • En redes y en activos de generación. Para trabajar con escalas de MW (pilas y baterías, condensadores y superconductores, volantes de inercia).
  • A nivel de usuario final. Para uso doméstico/residencial y que trabajan con escalas de kW (baterías, superconductores y volantes de inercia).

 

¿Para qué sirve la Estrategia de Almacenamiento Energético?

La Estrategia de Almacenamiento Energético del MITECO analiza el sistema energético y define cuál es la situación actual de los sistemas de almacenamiento energético, en qué aspectos es necesario centrar más esfuerzos y qué tecnologías debemos desarrollar/mejorar.

El análisis se realiza en un contexto nacional e internacional y, además de valorar los actuales sistemas de almacenamiento energético de manera integrada, también evalúa su cadena de valor con el objetivo de:

  1. Definir medidas para facilitar el almacenamiento energético eficiente y su plena integración en el sistema energético actual.
  2. Identificar aquellos aspectos a reforzar o que pueden suponer un punto de partida para la investigación y el desarrollo de tecnologías.

En líneas generales, la Estrategia de Almacenamiento Energético impulsada por el Gobierno de España incluye  10 líneas de acción y 66 medidas que abordan aspectos asociados al almacenamiento de energía, entre ellos:

  • La economía circular. El desarrollo de esta Estrategia de Almacenamiento Energético tiene en cuenta la prestación de todo tipo de servicios mediante nuevos modelos de negocio con un enfoque basado en la economía circular.
  • Las comunidades energéticas como espacios de participación ciudadana.
  • El impulso del hidrógeno renovable.
  • El desarrollo de nuevos modelos de negocio como la segunda vida de baterías.
  • La formación de profesionales para profundizar en la Transición Justa.
  • El aprovechamiento del almacenamiento como base para el desarrollo tecnológico en zonas aisladas.
  • El impulso a la  I+D+i.
  • La promoción del empleo. En este sentido, el desarrollo de una Estrategia de Almacenamiento Energético favorece la generación de empleo, la actividad económica y la innovación en los territorios donde se implementa. De hecho, una de las claves de esta Estrategia es el aprovechamiento de los recursos endógenos para reducir el impacto económico y social asociado al cierre de minas o centrales térmicas y
  • La eliminación de barreras administrativas para facilitar iniciativas y proyectos relacionados con las energías renovables.

 

Neutralidad climática, objetivos técnicos y contexto legal

La Estrategia de Almacenamiento Energético debe contribuir a la descarbonización del sistema energético y ayudar a conseguir la neutralidad climática antes de 2050.

El término “neutralidad climática” hace referencia al punto de equilibrio entre las emisiones y la absorción de C02, lo cual ocasiona que el balance de emisiones a la atmósfera sea cero.

También incluye el aprovechamiento de la energía disponible en el parque de vehículos eléctricos (26 GWh anuales para 2030), la capacidad adicional de almacenamiento detrás del contador (con un mínimo de 400 MW en 2030) y el almacenamiento a gran escala que aportan las centrales termosolares.

Respecto al marco legal, la Estrategia de Almacenamiento Energético está relacionada con otros documentos como:

  • Acuerdo de París, adoptado en diciembre de 2015 y ratificado por España en 2017.
  • Pacto Verde Europeo, lanzado en diciembre de 2019 para alcanzar una economía sostenible en la Unión Europea y que incluye una línea de acción titulada «Suministro de energía limpia, asequible y segura».
  • Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia presentado en España en consonancia con el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia europeo.
  • Paquete de Energía Limpia para todos, donde se incluyen diferentes disposiciones legislativas que regulan el  almacenamiento energético en la UE.
  • Alianza Europea por las Baterías, aprobada en 2017.
  • Iniciativa del Hidrógeno, lanzada por el Consejo Europeo de ministros de Energía en 2018 y que pone el foco potencial del hidrógeno para la descarbonización, incluida la del sistema energético.
  • Estrategia Europea del Hidrógeno (EU Hydrogen Strategy) que, en esta misma línea, se basa en el desarrollo del hidrógeno limpio para contribuir a la descarbonización.
  • Estrategia Europea para la Integración del Sistema Energético, publicada por la Comisión Europea en 2020 y que permitirá diseñar un sistema energético descentralizado, flexible y optimizado para la promoción de las energías limpias y renovables.

¿Te parece interesante este contenido? Suscríbete a nuestro blog para estar al tanto de todas las novedades, noticias y consejos.