Purificador de aire, deshumidificador o humidificador: ¿Qué son y cuál es el más indicado para ti?

La calidad del aire que respiramos está directamente asociada con nuestro bienestar y afecta a nuestra salud. Por eso es importante que cuidemos la calidad del aire interior de nuestra propia casa. A veces, el aire del interior de la vivienda contiene partículas de polvo, moho, bacterias, ácaros, humos o partículas generadas por electrodomésticos y/o aparatos de combustión, así como restos de espráis y productos de limpieza. Esto, unido a una humedad elevada o un ambiente demasiado seco, puede empeorar la calidad del aire y agravar ciertos problemas respiratorios o alergias.

Una de las claves para mantener el aire del interior de la vivienda limpio es ventilar la casa correctamente. También existen aparatos que nos ayudan a mantener la calidad del aire que respiramos.

Pero, ¿qué son y cómo funcionan estos aparatos? ¿Cuál es la diferencia entre un purificador de aire, un deshumidificador y un humidificador?

 

¿Qué es y cómo funciona un purificador de aire?

Los purificadores de aire son aparatos eléctricos capaces de erradicar las partículas nocivas que hay en el ambiente. Dicho de otra forma, depuran el aire eliminando elementos contaminantes y alérgenos perjudiciales para la salud, como ácaros, polvo o polen.

Los purificadores de aire pueden tener diferente potencia y consumo energético. Funcionan por irradiación (también llamados iónicos, generan un campo eléctrico que se mezcla con las partículas del ambiente y que provoca que estas caigan al suelo liberando el aire cargado), por carbón activo (recomendados para retener contaminantes gaseosos, humos, gases y olores nocivos), con luz ultravioleta (esterilizan microbios, virus y bacterias para evitar su reproducción) o por filtros neutros (atraen a las partículas del aire eliminándolas del ambiente).

Los purificadores que emplean filtros HEPA (High Efficiency Particulate Air) atrapan hasta el 99 % de las partículas de tamaño igual o superior a 0,3 micrones, como polvo, polen o humo de tabaco.

TESY está preparando el lanzamiento de sus nuevos purificadores de aire en nuestro país, con potentes filtros en contra de bacterias y virus, que prometen garantizar la máxima calidad y salubridad en el aire de nuestra vivienda u oficina.

 

¿Qué es y cómo funciona un humidificador de aire?

Los humidificadores de aire son electrodomésticos que permiten aumentar la humedad ambiental.

Su uso está recomendado para contrarrestar los niveles de sequedad provocados por sistemas de calefacción, que resecan el aire de la vivienda de forma excesiva. Por eso su principal objetivo es eliminar solventar esta situación recuperando los niveles óptimos de humedad en el interior de la vivienda.

Su funcionamiento es sencillo: los humidificadores poseen un recipiente de agua que se evapora y pasa al ambiente. El tamaño de la estancia o estancias determinará la capacidad del humidificador que necesitamos.

 

¿Qué es y cómo funciona un deshumidificador de aire?

Los deshumidificadores de aire funcionan de forma opuesta a los humidificadores: su objetivo es disminuir el nivel de humedad en el ambiente. Porque, igual que un aire demasiado seco puede resultar perjudicial, una alta humedad abre la puerta a microorganismos en el aire, con el consiguiente riesgo de infecciones.

Los deshumidificadores de aire pueden ser refrigerantes por condensación o desecantes. Los primeros utilizan un compresor para reducir la humedad y los segundos un gel de sílice o un material desecante para condensar el aire por absorción química.

Los deshumidificadores por refrigeración absorben el aire con la ayuda de un ventilador y lo canalizan a través de un sistema de enfriamiento gracias a una bomba de calor: a modo de resumen, hay una zona fría donde se condensa la humedad y una zona caliente para recuperar la temperatura ambiental.

Normalmente, los deshumidificadores tienen un sensor para controlar la temperatura e indicarnos que el depósito donde se acumula el agua condensada está lleno para evitar fugas.

 

¿Cuál me conviene? Diferencias entre humidificador, deshumidificador y purificador de aire

Las diferencias entre humidificador, deshumidificador y purificador de aire hacen que elegir uno u otro dependa del uso que vayamos a darle o del problema que necesitemos solucionar.

Por ejemplo, los purificadores de aire suelen recomendarse para combatir los alérgenos, pero son menos eficaces para eliminar olores, productos químicos, gases o humo. Además, cuando utilizan filtros, estos deben reemplazarse periódicamente.

Los humidificadores también necesitan un mantenimiento adecuado y una limpieza frecuente para evitar la propagación de bacterias en el depósito de agua. Estos aparatos tienen un precio más asequible, pero son más ruidosos y su consumo de energía es más elevado.

Por último, los deshumidificadores se recomiendan cuando detectamos un exceso de humedad ambiental. Son bastante económicos y tienen una alta eficiencia que facilita el ahorro energético. Los deshumidificadores desecantes o por absorción se recomiendan para espacios industriales, garajes o bodegas, mientras que los de refrigeración son ideales para uso doméstico.

 

Los deshumidificadores de TESY han sido diseñados para un óptimo tratamiento del aire del interior de la vivienda gracias a su elevada capacidad de absorción de la humedad. De forma compacta y ligera, sus ruedas permiten trasladarlos de una habitación a otra, ayudándote a conservar el aire de tu hogar con los niveles óptimos de humedad en el aire y un ambiente agradable y saludable.  Conoce más sobre nuestros deshumidificadores.

 

Si este contenido te parece interesante y no quieres perderte nuestras novedades, las últimas noticias del sector o nuestros consejos sobre eficiencia,  suscríbete a nuestro blog.