Consejos para acabar con el exceso de humedad en casa

El exceso de humedad compromete el confort en la vivienda. Los ambientes muy húmedos no solo son desagradables, sino que se relacionan con problemas de salud asociados a la formación de mohos y a la proliferación de microorganismos que pueden provocar dificultades respiratorias, alergias, piel seca, garganta irritada o sequedad en los ojos. 

Además, un exceso de humedad en el interior de la vivienda puede deteriorar el mobiliario, la pintura, los tabiques e incluso las instalaciones de la vivienda.

Todos estos motivos hacen que controlar el nivel de humedad en casa sea una prioridad. Lo ideal, según algunos estudios, es que el nivel de humedad relativa (es decir, la relación porcentual entre la cantidad de vapor de agua real que contiene el aire) en espacios interiores esté entre el 40% y el 60%. 

Cómo eliminar el exceso de humedad en casa

El primer paso para acabar con la humedad en casa es determinar su origen. 

Muchas veces, cuando pensamos en casas húmedas, lo relacionamos con construcciones antiguas o con lugares donde llueve mucho. Pero no siempre es así. Las humedades pueden aparecer por muchos motivos, entre ellos condensaciones o filtraciones por un mal aislamiento en paredes, ventanas o puertas, o por el uso de materiales constructivos demasiado porosos. Las fugas de agua son otra causa habitual de humedades en casa. 

Además de reconocer las fuentes y hacer las reparaciones oportunas, otros consejos para acabar con la humedad en casa son: 

 

  • Ventila correctamente 

Mantener una ventilación correcta, especialmente en zonas de mayor riesgo de condensación, como la cocina o el baño, es fundamental para prevenir una excesiva humedad en casa. 

En la cocina debes utilizar el extractor y se aconseja tapar cacerolas y cerrar la puerta para evitar que el vapor de los cocinados se propague por toda la casa; en el baño, conviene airear la estancia después de la ducha hasta eliminar cualquier rastro de condensación, limpiar espejos y cristales con un paño seco, y revisar las juntas o los desagües donde puede acumularse agua; respecto al resto de habitaciones, se recomienda ventilarlas durante 20-30 minutos y, preferiblemente, a primera hora del día. 

 

  • Seca la ropa en el exterior

Aunque a veces puede ser complicado por una cuestión de espacio o por la climatología, lo ideal es tender la ropa en espacios exteriores y ventilados. Cuando tendemos la ropa dentro de casa, la humedad se queda en el aire, sobrecargando el ambiente.

 

  • Airea los armarios y las estancias cerradas 

Cuando hay un exceso de humedad ambiental, los armarios son los que más lo sufren. Por eso, conviene ventilar de manera especialmente concienzuda tanto estos espacios como aquellos sin o con escasa ventilación, como pueden ser alacenas, trasteros, etc. 

 

  • Usa plantas para reducir el exceso de humedad

Además de decorar, las plantas  oxigenan los espacios interiores, contribuyendo a que el aire tenga una mayor calidad. Algunas, como el aloe vera, la hiedra o la cinta, incluso nos ayudan a filtrar toxinas. Sin embargo, si lo que quieres es controlar la humedad en casa, te recomendamos que elijas especies que no acumulen mucha humedad, entre ellas el bambú, el laurel o los crisantemos. 

 

  • Utiliza un deshumidificador 

Los deshumidificadores pueden ser una buena alternativa para acabar el exceso de humedad en la vivienda, pues absorben y drenan el exceso de agua el aire de manera rápida y sencilla. Los deshumidificadores están recomendados en regiones húmedas, lluviosas o frías, aunque son de gran utilidad en cualquier vivienda con espacios difíciles de ventilar.

 

Algunas de las ventajas de los deshumidificadores son: 

  1. Controlarás el nivel de humedad de manera precisa. Algunos modelos de deshumidificadores tienen un controlador de temperatura y nos indican que el depósito de agua condensada está lleno para evitar fugas. 
  2. Son fáciles de usar. Los deshumidificadores pueden ser desecantes o por condensación. Los primeros utilizan un material desecante o un gel de sílice para condensar aire, mientras que los segundos usan un compresor para reducir la humedad. A grandes rasgos, estos últimos funcionan con la ayuda de un ventilador y canalizan el aire a través de un sistema de enfriamiento para recuperar la temperatura ambiental, siendo los más recomendados para uso doméstico. 
  3. Son bastante económicos y tienen una alta eficiencia, por lo que su consumo energético es mínimo. 
  4. Tienen una alta capacidad de absorción. Los deshumidificadores de TESY han sido diseñados para absorber el máximo de humedad, al tiempo que conservan el aire del interior de la vivienda seco y agradable. 
  5. Tienen un diseño cómodo. Los deshumidificadores de TESY tienen un diseño compacto y ligero. Además, incorporan ruedas en la parte inferior para poder transportarlo de una habitación a otra prácticamente sin esfuerzo. 

Los deshumidificadores de TESY incorporan funciones avanzadas como pantalla LED, sensor de humedad, temporizador de 24 horas, modo de descongelación automática o control electrónico. Algunos de ellos están recomendados para su uso en cuartos de baño. Conoce todos nuestros modelos y sus características técnicas.

Si este contenido te parece interesante y no quieres perderte nuestras novedades, las últimas noticias del sector o nuestros consejos sobre eficiencia,  suscríbete a nuestro blog.