Calentador de gas o termo eléctrico:  ¿Cuál es más recomendable?

El agua caliente es sinónimo de confort en el hogar, especialmente en los meses de invierno. Pero, ¿alguna vez te has preguntado qué sistema de producción de a.c.s es más adecuado para tu vivienda?

Si estás pensando en instalar un calentador de gas o un termo eléctrico pero tienes dudas sobre cuál es mejor para ti, tendrás que fijarte en el uso que vayas a darle al agua caliente, aunque también debes valorar otras cuestiones como la eficiencia o la disposición inmediata de agua caliente. 

cta navidad eficiente

Cómo funcionan los termos eléctricos y cuáles son sus ventajas 

Básicamente, un termo eléctrico es un depósito que almacena agua caliente: el agua fría entra en su interior y se calienta mediante una resistencia eléctrica. Cuando el agua alcanza la temperatura adecuada, la resistencia se apaga y el agua permanece caliente dentro del calderín hasta que la necesitamos. A medida que el agua caliente se va usando, entra agua fría en el depósito y la resistencia vuelve a ponerse en marcha para calentarla.

En el mercado existen termos eléctricos con capacidades que van desde los 5 hasta los 200 litros, adaptándose a todo tipo de espacios y viviendas. Además, los termos eléctricos son fáciles de instalar, no requieren revisiones o inspecciones periódicas, emplean una energía limpia y tienen un precio asequible.

Otro de los beneficios es la seguridad, ya que son aparatos que no generan ningún tipo de combustión ni posibles fugas de gases.

Por último, hoy encontramos en el mercado termos eléctricos con amplias posibilidades de programación y control, incluso a través de Internet, lo que permite al usuario tener un control preciso del funcionamiento del termo y del consumo energético generado.  

Sin embargo, sí hay que tener en cuenta que una vez el agua caliente almacenada se ha terminado, el termo tarda un tiempo en calentar de nuevo el agua fría que va entrando en el depósito. Esto quiere decir que, si en una vivienda se duchan varias personas de forma consecutiva, es muy importante que elijamos adecuadamente la capacidad del termo eléctrico a instalar, para que así asegurar que no nos quedamos sin suministro en los momentos clave. Las opciones de programación y control, también nos permiten decirle al termo cuándo y cuánta agua vamos a necesitar. 

Cómo funcionan los calentadores de gas y cuáles son sus ventajas 

Los calentadores de gas funcionan de la siguiente forma: cuando encendemos un grifo (ducha, lavabo, etc.), la llama de su interior se enciende gracias a la combustión de gas (butano, natural o propano), y el agua se calienta al pasar por un serpentín de forma instantánea. 

Con este sistema, el agua se calienta únicamente cuando vamos a utilizarla, no hay almacenamiento. En este sentido, la principal ventaja de los calentadores de gas es que nos permiten tener agua caliente conforme la necesitamos y de manera constante, siendo una buena alternativa para familias numerosas. No obstante, aunque pueda parecer que el agua caliente es suministrada de forma ilimitada, es importante remarcar que estos también tienen un límite de producción de litros por minuto. Este límite depende de la potencia del electrodoméstico (5, 10, 15 o hasta 24 litros/minuto).

Sin embargo, el agua no sale caliente desde el primer momento, así que tendremos que dejar correr el grifo unos segundos hasta que el agua caliente llega a los grifos.

Además, la  temperatura del agua puede variar si hay varios grifos abiertos a la vez. 

Por último, los calentadores de gas necesitan una instalación más costosa y, a diferencia de los termos eléctricos, requieren mantenimiento y revisiones periódicas.

Calentador de gas vs. Termo eléctrico: ¿Cuál me conviene?

Los calentadores de gas son aconsejables en lugares donde ya existe una toma de gas, ya que los calentadores más eficientes económica y energéticamente son los de gas natural.

Los termos eléctricos, por su parte, están especialmente indicados en viviendas que no tienen tomas de gas o en segundas residencias. Una de sus ventajas es que el sistema es totalmente limpio y respetuoso con el medio ambiente, ya que no genera residuos. Además, tanto su instalación como su mantenimiento es muy sencillo (no debemos revistar la instalación de gas una vez al año a diferencia de lo que ocurre con las calderas y los calentadores de gas). Otra ventaja de los termos es que solo tendremos una factura energética (la de electricidad).

Cuando comparamos dos sistemas para la producción de agua caliente como los calentadores de gas y los termos eléctricos, también debemos tener en cuenta  su eficiencia energética y consumo

BelliSlimo | TESY

 

Por otra parte, las opciones de programación y control remoto son mucho mayores en termos eléctricos que en calentadores de gas. Además, en TESY contamos con modelos muy eficientes, programables, con control por Internet y con clasificación energética A o B, lo que garantiza el ahorro. 

ModEco Cloud | TESY

 

Los termos de las gamas BelliSlimo incluso se anticipan a nuestras necesidades calculando por sí solos el tiempo requerido para ofrecer al usuario agua caliente en el momento indicado. Estos modelos, así como los de la serie ModEco, también incorporan funciones ECO Smart gracias a las cuales el termo “aprende” tus hábitos de consumo y adapta su funcionamiento para garantizar el mejor servicio.

 

Si quieres conocer más sobre los termos inteligentes y programables de TESY, dirígete a su página web: https://tesy.es/productos/termos-el-ctricos ¿Quieres conocer todas las funciones de nuestros termos eléctricos? Consulta nuestro catálogo.