Casas sostenibles: el futuro ya está aquí

El concepto sostenibilidad es amplio y engloba muchos otros como desarrollo sostenible, eficiencia energética, ecodiseño, energías renovables, ecomovilidad, inteligencia ecológica o ecoinnovación.

Muchos de estos términos pueden aplicarse a la arquitectura, creando un nuevo concepto muy atractivo, vinculado al bienestar, al confort, al desarrollo tecnológico, y por qué no, también al futuro. Este concepto es el de “casas sostenibles” que vamos a abordar en este post…

 

Casas sostenibles: una definición y algunas características generales

Definir qué son las casas sostenibles es complicado porque esta palabra se maneja en múltiples sectores y está ligada a diferentes aspectos. De ahí que hayan surgido varias entidades que intentan homogeneizar o catalogar las características que debe tener una edificación para recibir esta denominación. Asociación GBCe – Green Building Council España- , Certificado de construcción sostenible Breeman o iPHA – International Passive House- son algunas de ellas.

Por ello, antes de hablar de casas sostenibles, definiremos qué es la arquitectura sostenible.

Según la Comisión Mundial de Ambiente y Desarrollo (World Comisión on Enviroment and Development) son proyectos de arquitectura sostenible aquellos que “satisfacen las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad para que las futuras generaciones puedan satisfacer sus propias necesidades.”

Por otra parte, profesionales como el arquitecto español Luis de Garrido, han intentado unir los tres planos de la sostenibilidad (social, como búsqueda de un modelo de crecimiento económico global; económico, buscando un modelo equitativo y sin exclusiones; y ambiental, relacionado con el mantenimiento de los recursos naturales) para crear la definición detallada de la arquitectura sostenible como la que reproducimos a continuación: “Una verdadera Arquitectura Sostenible es aquella que satisface las necesidades de sus ocupantes, en cualquier momento y lugar, sin por ello poner en peligro el bienestar y el desarrollo de las generaciones futuras. Por lo tanto, la arquitectura sostenible implica un compromiso honesto con el desarrollo humano y la estabilidad social, utilizando estrategias arquitectónicas con el fin de optimizar los recursos y materiales; disminuir al máximo el consumo energético; promover la energía renovable; reducir al máximo los residuos y las emisiones; reducir al máximo el mantenimiento, la funcionalidad y el precio de los edificios; y mejorar la calidad de la vida de sus ocupantes.”

 

Además de los puntos observados anteriormente, las cinco características más importantes de las casas sostenibles son:

  • Una correcta orientación para aprovechar al máximo la energía natural. Las casas sostenibles deben tener una orientación que les permita aprovechar la luz en invierno y “resguardarse” del calor en verano.
  • Sistemas de bajo consumo. Todas las casas sostenibles son una apuesta directa por la eficiencia energética. Esta eficiencia se lleva a la práctica en sus instalaciones y electrodomésticos de bajo consumo (por ejemplo, con la instalación de bombas de calor).
  • Aislamiento. Las viviendas sostenibles disponen de un aislamiento óptimo para disminuir al máximo las pérdidas energéticas.
  • Energías renovables. El uso de energías renovables es otro de los puntos clave de las casas sostenibles. Paneles solares, sistemas de energía solar térmica, equipos de biomasa o sistemas de aerotermia son algunas de las opciones más demandadas.
  • Zonas verdes. También es común que en este tipo de construcciones, diseñadas bajo parámetros eco, encontremos zonas verdes.

 

¿Las casas domóticas también son sostenibles?

Puesto que una de las características más importantes de las casas domóticas es la búsqueda de la eficiencia energética, podemos decir que se pueden considerar casas sostenibles.

Actualmente, ser eficiente no es una moda pasajera. Más bien, es una realidad a la que todos debemos sumarnos. Los sistemas domóticos nos ayudan a controlar el consumo energético en el hogar y, por tanto, nos ayudan a ser más responsables con respecto al cuidado del medio ambiente.

La programación de nuestros electrodomésticos para fijar su funcionamiento en las horas de menor coste por consumo, el control de persianas automático, la regulación de la luz artificial, la programación y control sobre nuestros sistemas de climatización y contar con electrodomésticos con las más altas calificaciones energéticas según las normativas europeas, son elementos y aspectos comunes en las casas domóticas y que, en la práctica, se traducen en sostenibilidad. Todos ellos nos ayudan a ahorrar luz, gas y/o agua.

En definitiva, estos recursos tecnológicos, comunes en casas domóticas y sostenibles, facilitan el ahorro, y esto se ve reflejado tanto en las facturas como en una reducción del impacto de nuestra huella medioambiental.

 

Ejemplos de casas sostenibles

En la actualidad existen diferentes casas sostenibles, y algunas de ellas son muy famosas. Por ejemplo, Blooming Bambú, un diseño de la firma de Arquitectos H&P. Este estudio vietnamita ha creado un prototipo de casa de bambú construida a tres metros del suelo para poder combatir tormentas y grandes inundaciones, típicas de la zona.

Otro ejemplo de casa sostenible sería Fall House, situada en la costa Big Sur de California y diseñada en cobre para ofrecer un mayor grado de protección frente a los incendios, o Slip House, una vivienda modular formada por tres grandes contenedores octogonales altamente eficiente: dispone de depósito de recogida de aguas pluviales, paneles solares, ventilación mecánica, triple acristalamiento y un alto nivel de aislamiento. El ahorro en emisiones de CO2 es sorprendente: casi  1,2 toneladas anuales.

 

¿Puedo convertir mi vivienda en un hogar sostenible?

Aunque cada vez es más común construir casas según criterios de sostenibilidad, la mayoría de los pisos, apartamentos y viviendas actuales no fueron diseñados según estos estándares de eficiencia y respeto al medioambiente. Aún así, siempre podemos hacer nuestras casas “más sostenibles” tomando conciencia de la necesidad de respetar los recursos naturales y realizando pequeñas adaptaciones logísticas.

Una de las más importantes es apostar por electrodomésticos eficientes. También es necesario seguir algunos tips para promover el ahorro energético, como utilizar bombillas LED, aislar bien la casa, no abusar de la calefacción en invierno ni del aire acondicionado en verano, no dejar los electrodomésticos en stand by, etc., como ya hemos comentado alguna vez en este blog.

 

En TESY estamos implicados con la innovación y la sostenibilidad. Por ello, hemos puesto en marcha nuestro propio Centro de Investigación y Formación, dotado de laboratorios y salas de formación. Este proyecto, lanzado en 2017, representa el avance hacia el futuro y un compromiso social y tecnológico de nuestra marca. Las investigaciones, análisis técnicos y pruebas de certificación de nuestros termos eléctricos y aparatos domésticos de calefacción nos permiten definir mejor nuestra estrategia de desarrollo y conocer más sobre las tecnologías que marcarán el futuro.

 

El objetivo es conseguir la mayor innovación y calidad en todos nuestros productos y servicios. Muestra de ello es el modo ECO Smart de los termos MODECO Cloud, que consiste en el apredizaje inteligente de los hábitos de consumo por parte del termo para maximizar eficiencia y optimizar funcionamiento. También cabe destacar las ventajas de los convectores eléctricos con control vía internet, que permite programar el funcionamiento de los mismos en función de nuestras necesidades reales (selección de habitaciones a calefactar, temperatura de confort, etc).